¿Quiénes somos?

La comunidad «Jesús es el Señor» de Quito es una organización católica que pertenece a la comunidad internacional «Espada del Espíritu». Somos una comunidad de alianza y trabajamos en evangelización en varios frentes sociales, como son: adolescentes, universitarios, profesionales solteros y matrimonios.

¿Quieres conocer más sobre la Espada del Espíritu? Haz click en este botón:

La Espada del Espíritu

Nuestros Movimientos

Conoce nuestros movimientos de evangelización

Noticias

Lee los últimos artículos

Música

I want to give all my praise All my praise to you God I want to live for you alone For you alone oh my God You are my everything You are my everything You are my everything God I want to shout Hallelujah Hallelujah to you Lord I want to shout Hallelujah Hallelujah to […]

Load more
1 Pedro 2: 9
"Pero vosotros sois linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido, para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz"

Testimonios

Dios actúa en nuestras vidas

Quiero Honrar a nuestro Señor por su inmenso amor y misericordia al darme la oportunidad de seguir viviendo. La mano de Dios estuvo siempre allí, poniendo todos los recursos cuando éstos no habían, operándome , visitándome para darme fuerzas , pero sobre todo, escuchando las oraciones de la Comunidad, que desde el primer momento, como un solo ejército alzaron sus plegarias al cielo. Dios les pague. Mis hermanos hoy quiero dar gracias a Dios por haberme llamado a ser parte de ustedes y permitirme ver como sus oraciones se convirtieron en vida, en esperanza , y en el deseo firme de seguir luchando para vencer al hombre viejo que hay en mí, para la Mayor Gloria de Dios.
Enrique Rojas / La Mano de Dios estuvo siempre allí
Dios, a lo largo de nuestras vidas, nos da ciertos regalos, en la época perfecta, en las circunstancias perfectas, porque él lo es, y es así como Dios me regaló una nueva vida. Pero Dios no olvida las promesas que le hacen sus hijos, y no olvidó la mía. Es así como solo una semana después de sentir ese vacío horrible, me invitaron a un CNVC (¡Las coincidencias con el Señor jamás existen, Él se había encargado de llamarme personalmente!), un retiro que se da una vez al año en el que los jóvenes tienen una verdadera oportunidad de encontrarse con Dios, y así fue. Lo amo y amo su voluntad porque el Señor es la razón de mi ser, es mi vida.
Pamela Vallejo / Mi vida Cambió
Estando sola en mi casa, a las 19:30 entró a mi habitación un desconocido que me obligó a bajar a la sala con él mientras me amenazaba con un arma. En mi interior dije “Señor cuídame”. Lo único que se me vino a la mente es darle gracias a Dios porque no me hicieron nada, y lo hice gritando “Gracias Dios mío por regalarme la vida”. Yo tomé este suceso como un mensaje de Dios para que tanto yo como mi hija tuviéramos un cambio de vida. Doy gracias al Señor Amén.
América Sánchez Orbe / Dios Misericordioso